3/1/08

Bienvenida la postura que reinará este año.


El año que terminó se llevó consigo los amores más grandes y la desilusión más terrible de mi vida.
Pero también se llevó mi tolerancia a todo el engaño del mundo de las caretas. Hace algunos meses el periódico local Por Esto! tuvo la “amabilidad” de publicar en opiniones, ofreciendome a penas la tercera parte del espacio que le diera en sus páginas centrales a una de sus colaboradoras que me atacara sin fundamento alguno, (respecto al problema de cierto libro que quisiera olvidar) la carta a la opinión pública donde presentaba el otro lado de la moneda, en ella comenté que nadie me podía contar nada, he trabajado en la promoción cultural desde los 18 y desde los 16 en la creación artística, sé que es poco tiempo, pero a menos que el alcohol o el cigarro hagan algo al respecto, aún me falta mucho.

He trabajado para la burocracia de las artes en el Estado, conozco el lado A y el lado B.
He dejado mi trabajo porque ya no soporté más el ritmo, me cansé de cuidar los detalles sacrificando mi propio trabajo creativo, soporté hasta el hartazgo la pupila cerrada de la oficina. Creo en verdad que hay que aventarse y empezar a dejar de señalar con el dedo para luego esconderse, y empezar a crear, no hay de otra, o nos quedamos detrás del nombre del grupo que formemos con nuestros amigos o como dice el Nelson: le chambeamos.

En verdad que es muy triste leer a mis compañeros autores, y descubrir descalificaciones si fundamento básico, descomposiciones viscerales en ataques absurdos contra otros compañeros, como si el burdel o las lavanderías se hubieran transportado a las páginas de blog.

Que si trabajé para el gobierno soy una vendida, que si consigo las cosas por dar mis partes(citas) y no por mi trabajo…
De nuevo citando a Nelson: Ya caerán putitos.

No es la primera vez que lo menciono, por qué no nos dejamos de cosas y nos empezamos a decir los insultos y las cosas de frente, en un bar o en un café según las preferencias.

No creo en el éxito y la fama pasajera de quien la adquiere mediante la descalificación, el insulto y la ofensa, ¿desde cuándo la literatura es sólo eso?, tampoco creo en las posturas de gente con playeras rotas y peinado de salón al estilo descuidado.

Es terrible como se ha comercializado la imagen “indie”, lo undergruond es lo más fashion hoy. Alabados sean el my space y la contracultura, porque de esas palabras están llenas nuestras conversaciones. Hoy tengo miedo de hacerme otro tatuaje para no levantar habladurías, ya ni tomar una chela tranquila en la fiesta se puede. Bienvenida la carrera por demostrar quién es el más original, el más "autentico", quién será la persona más absurdamente ofensiva hoy, porque recordemos, la postura de hoy es la del insolente, del que grita y señala. Olvidémonos de lo esencial, de leernos, de sentir lo que creamos y hagamos realidad la frase de que en el arte todo importa, menos el arte mismo.
Ahí les dejo la foto del Sr. Zorrillo, uno de mis mejores amigos, ustedes no saben pero este el master de las poses, en realidad es él quien hace la fiesta no yo.

2 comentarios:

mundaca dijo...

conozco esa clase de monedas.. pero en la vida todo es pasar.



Nos hemos visto? son verdaderamente grande el poder de un par de ojos.

Anónimo dijo...

Compañera, me ha conmovido --en el menos visceral sentido de la cliché-expresión. Continúe proclamando la línea recta en lugar de la curva: "Si se tiene diferencias con alguien, es mejor decir 'el señor x es un completo imbécil', y pasar a demostrarlo!", recomendaba alguien cuyo peso aún soportamos actualmente.
Lo mejor será hacer lo propio, encerrarse en la prisión de nuestro Arte y ¡mandar el resto a la mierda! (que es el sitio asignado a la ignorancia... es decir, sirve sólo como abono o cmbustible... me explico: abono, porque genera preocupaciones y movimiento intelectual para resolverlas; combustible, porque es necesario siempre tener a quién dirigir la verdad, a quién instruir). Pero mejor, mándalos simplemente allí, sin esperanzas ni consuelos.
Saludos!