28/2/08

Sobre las malas compañias y como la mujer se engaña a sí misma.

No te centres en los hombres me decía rivas hace un rato, bueno, en realidad decía : no te centres en un pito, y tiene razón, el principal problema de la mujer es creer que tiene que hacer las cosas, el trabajo, levantar una casa, una familia, al lado de un hombre, cuando puede muy bien hacerlo sola.

Y luego, cuando ha logrado vencer esa idea de necesidad de compañía, ( muchas veces a la fuerza de un rompimiento o de una separación no buscada por cuenta propia) una confunde la posibilidad de estar con alguien, con esta idea: " Puedo estar sola, tanto, que puedo elegir con quien estar, por eso estoy con él" y ¡ZAZ!, la misma gata nada más que revolcada, una cree que esta ejerciendo su libertad al decidir con quien estar, pero en realidad sólo esta tapando con su aparente libre albedrío ejercido en favor de ( nombre cualquiera) su misma y vieja enseñanza de " estar " con alguien.

No soy feminista, ni una extremista, ni mucho menos una ardida. Digo todo esto pensando en las mil platicas que he tenido con amigas, estudiantes, escritoras, fotógrafas, amas de casa, todas por igual. Pensaba en esto, pensaba en como muchas veces yo misma no he sabido estar sola y las excusas que he inventado para justificarlo.

¿Por qué las comedias románticas, y en general mucho del bodrio en cine de Estados Unidos y ahora México ( que dijo: no me puedo quedar atrás) siempre presentan a mujeres que tarde o temprano se quedan con alguien? ¿Por qué siempre es la villana quien se queda sola?

¡Chale! con esas preguntas ya me parezco a algún programa de esos de mesa panel o conflictos, o una telenovela de las que tanta tradición tenemos. Esos programas que solo refuerzan el concepto de la mujer como tonta e ingenua protagonista de historias de corazón ( yo soy un producto más aunque quiero sacudirme) que por cierto, producen mujeres.

Dejo una rola para que se alegre el corazón...

... hay que cambiar, no puedes estar toda la vida sumido en esta mierda...




_____________________________________

Moyenei
tema: corazonez

3 comentarios:

Alejandra Quiñones dijo...

Mi queridísima Garfias (necesitando un cigarro, un café y una charla con usted), recuerdas el sartén, lo que se cocinaba y demás…
Recuerdas el caminar por todo el centro hablando de el estar sola y decidir con quien estar, cuando y como. Y como bien dices, solo es “estar” con alguien.
Recuerdas las chelas a medio día cualquier día de la semana…
Pues ya hace falta…

Ando cursiliando asi que lo dire...

te extraño!!!

Nadia dijo...

qué buen post.

sí, definitivamente la dependencia de la mujer hacia el hombre le ha impedido en ocasiones a la mujer ser. Así, se ha creído esta historia de la media naranja, olvidando que ella misma ya es una naranja entera.

Saludos :)

Yo dijo...

Me encantan tus naranjas. :)